Aqui estoy para desanimarte

celos1

¿Por qué no me lo has contado? Tener amigos para esto…

Seguro que os suena de algo.

De un tiempo a esta parte he descubierto una rama nueva de la envidia, la cual he de decir, me está tocando bastante la moral.

Ya no es tan obvia, ahora va disfrazada de piel de cordero, de mosquita muerta, de amabilidad en persona, ¡pero que no te engañe!, es la misma de siempre.

Que levante la mano quien, en los últimos días y/o meses, ha ido rebosante de ilusión a contarle cualquier cosa a un amigo (planes de futuro, proyectos, amores, etc )y  ha acabado la reunión necesitando una cita con un psiquiatra urgentemente.

Muy bien, excelente…¡¡TODOS!!

Uy…yo de ti no lo hacía, es muy arriesgado;

¿Con ese chico?, será muy guapo, pero tiene pinta de picaflores;

¿A esa empresa?, puede que te paguen mejor pero no creo que puedas ascender;

¿Qué te vas a dónde? Se te va la olla;

Así podría seguir escribiendo 1000 paginas, pero os considero bastante inteligentes como para saber por donde van los tiros.

Para mí es como si yo fuera un globo de helio y me vayan dando pinchazos esporádicos mientras me aspiran, y al final yo me quedo vacía y desinflada, y ellos riéndose a carcajadas a mi costa…

Acabas tan harta de que te arruinen el buen humor que llevabas, que has decidido simplemente no pedir opinión.

Entonces es cuando viene la indignación (si si, encima los indignados son ellos), vienen a ti reclamándote atención, pidiéndote explicaciones. No me extrañaría que un día aparecieran acampados en la puerta de tu casa, en huelga de hambre hasta que no le cuentes hasta el último detalle de tu vida.

También puede ocurrir que se salten la fase de la indignación, porque claro ellos son muy superiores a ti como para pedirte ningún tipo de explicación (cuando en verdad lo están deseando), y aparezca el resentimiento y/u orgullo, es decir, olvídate de que te dirijan la palabra en un tono que no sea irónico.

Incluso habrá quien te deje de lado, ¡fíjate tú que gran amigo!

Pues queridos lectores, para aquellos como yo que os hayáis dado cuenta, mi más sincera enhorabuena, y para los que aún no… ¡despertad de una vez!

No dejéis que nadie os diga que no sois capaces, que no sois suficiente, que no sabéis, que estáis locos, que eso que quieres es inalcanzable, imposible, difícil, demasiado.

No lo permitáis, porque en verdad,  la razón de ese comportamiento no es otra cosa que la envidia.

Tienen envidia de tus ganas, de tus posibilidades, de tu capacidad, de tu conocimiento, de tu actitud.

No voy a ser yo quien te diga que todo es maravilloso y la vida es fantástica, porque no soy una flower power, pero lo que si se, por experiencia, es que el sólo hecho de intentar conseguir tus metas es mil veces más gratificante que el quedarte sentado viendo toda tu vida pasar.

Así que ya sabéis no dejéis que nadie convierta vuestros sueños en pesadillas.

2 comentarios en “Aqui estoy para desanimarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s