Yo española y tu…

banner_rhg_jubilee_teaSupongo que recordareis a la entrañable familia telerín, Don Bigotes, Tunmanita y Pepita.
En este caso Pepita marchó a la tierra del té a las 5 de la tarde, del fish and chips, del God save the queen; A UK, en concreto a Billericay (pronunciado Bileriki), un pueblo cerca de Londres de 40.000 habitantes, con una calle principal, barrios residenciales alrededor y un bar por cada tres habitantes.
Hoy en día forma parte de nuestras vidas emigrar al extranjero por diferentes motivos, trabajo, estudios o amor, entre ellos. De hecho, creo que hay más españoles emigrantes que habitantes tiene España (desgraciadamente).

Es un clásico viajar a un país extranjero y escuchar españoles hablando por la calle, diré más, seguramente uno de ellos sea hasta tu primo (lejano). Pero hace 9 años era la novedad.

Pepita tenía 20 años cuando decidió irse y empezar a trabajar en un restaurante que acababa de ser inaugurado. Empezó trabajando de camarera VIP, llevando y trayendo bebidas con una bandejita, pero en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba detrás de la barra preparando los mejores cocktails como si llevara en ello toda la vida. Lo cual no quiere decir que Pepita no cometiera sus errores.

La falta de experiencia e idioma le jugaban malas pasadas.

Lo que más le costó al principio fue adivinar lo que el cliente pedía, como por ejemplo;

–       Vodka and “crambrijus”, Pepita se volvía loca la pobre mía, repetía todo tal y como lo escuchaba y se iba a sus compañeros en busca de ayuda. Vió la luz el día en que le dijeron que el famoso “crambrijus” era Cranberry juice”, zumo de arándanos.

–       “Jeidi and coke”, ¿heidi and coke? Se preguntaba Pepita, ¿qué narices es eso? Jack Daniels and Coke Pepita, ¡la madre que les trajo!

Con el paso de los meses Pepita se hizo con el cariño y respeto de compañeros y clientes.
En el pueblo había otra española, la cual se convirtió en el gran apoyo de Pepita y viceversa. Teresa era de Jaén y llevaba un par de años en tierras británicas trabajando y estudiando, una máquina.

Pepita quería mostrarle a su familia su lugar de trabajo y su soltura en la preparación de los mejores cocktails, por lo que hizo coincidir un día de visita con uno de sus turnos y les invitó a tomar unas copitas.

¡Qué noche más divertida!, no paraban de reír, a Don Bigotes los ojos le brillaban del orgullo por su hija, Tunmanita practicaba su inglés a la vez que se bebía algún que otro Gin-tonic, Teresa estaba encantada de tener españoles en aquel pueblo, y Pepita emocionada y feliz.

Llamaban la atención de todo aquel que se acercaba a la barra y todos sin excepción intentaban balbucear alguna expresión española, ¡buenos días amigos! decían unos, muy apropiado teniendo en cuenta que eran las 10 de la noche, ¡una servesita por favor! decían otros.
De repente uno de los hechos más bizarros en la vida de todos ellos estaba a punto de producirse.

Una chica de unos 30 años, rubia pollo, pestanas de infarto, maquillaje exagerado, uñas imposibles, escote hasta el ombligo, morena artificial (lo tenía todo la chica). Con el mejor de los acentos británicos con expresión facial incluida (hablar con una apertura de boca de unos 30 cm).
Dicha chica se acerca al grupo con cierto recelo y curiosidad, se podría decir que incluso timidez y le pregunta a Pepita en su perfecto “British english”:

*Reproducción literal en inglés (traducida)

-Chica- Hello, sorry but I heard you speaking spanish, are you from Spain? (hola, perdona pero os he escuchado hablando español, ¿eres española?)

– Pepita- Yes we all are (si todos somos españoles)

– Oh My Gosh!, where do you come from? ( Oh Dios mio, de donde venís)

-Pepita- We are from Cadiz and she is from Jaen.(nosotros de Cádiz y ella de Jaén)

-Chica- may I beg your pardon! Did you say Cadiz???( ¿perdón, como dices, Cádiz?, la chica estaba muy exaltada)

-Pepita- Yes Cadiz. Asintió Pepita.

-Chica- ¡¡¡¡¡ANDA CHOCHO YO SOY DE LOS BARRIOS!!!!!

Tunmanita se llevó tal impresión que se atragantó con el Gin-tonic, Don Bigotes la miraba incrédulo al igual que Teresa, Pepita sintió que todo el bar se quedaba en silencio.

Fué como si de repente no pudiera escuchar nada, relata Pepita, todos mis sentidos estaban puestos en la chica, la miraba de arriba abajo sin creer que de ese prototipo británico en ese pueblo perdido de la mano de Dios hubiera salido una frase en perfecto castellano con inconfundible acento barreño.

Cuando todos asimilaron la información y se repusieron de aquel “momentazo” entablaron conversación con la chica.

Resulta que la madre de la chica era de Los Barrios y el padre de Gibraltar y cuando ella era muy pequeña se trasladaron a un pueblo cercano al que vivía Pepita.

La chica estaba encantada, no podía parar de hablar:

-¡¡¡Ay Dios mío de mi alma, una gaditana en mi pueblo, cuando yo esto se lo cuente a mi madre se va a caer de espaldas!!! ahora que te conozco voy a venir todos los fines de semana “killa”.

Una vez terminaron las presentaciones se despidieron y los 4 fantásticos siguieron su noche de diversión y charloteo.

Bueno lectores, espero que os haya gustado esta tragicomedia “verídica” por supuesto y que tengáis muy buena semana.

Un comentario en “Yo española y tu…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s