La viajera

il_fullxfull-182484995De los viajes se aprenden muchas cosas, es más, viajar debería ser sinónimo de cultura, conocimiento, sabiduría…

Se puede estudiar mil años un idioma, pero hasta que no vayas a un país donde dicho idioma se hable, no se aprende completamente. O puedes leer mil historias sobre distintos países, sus costumbres, sus leyes, etc, y creer que no hay nada mas que puedas saber, hasta que conozcas a alguien de esa cultura que tanto te gustaba y te cambie los esquemas.

Viajar es mi hobby y nunca conseguiré ahorrar ni llegaré a comprar una casa o un buen coche, porque lo poco que ahorro es para pegarme un buen viaje, no se, llamarme espíritu aventurero!

Gracias a este “culo inquieto” que tengo he conocido lugares y personas maravillosas, he perdido miedos y soltado prejuicios, he abierto mi mente, he aprendido a ser mas tolerante, solo tengo palabras positivas.

Pero sin duda de quien mas he aprendido es de la gente y lo que mas he aprendido es a vivir.

He aprendido que con menos también se vive y que al mal tiempo buena cara.

Un cubano un día allá en la Habana querida me dijo: “Mira mija, aquí ya sabemos lo que hay y aún nos queda mucho que aguantar por eso mejor pasarla bien con la mierda que tenemos”.

Yo de esa frase aprendí mucho e intento aplicarla siempre que me encuentro con un bache. Podría seguir¡ pero no tengo tiempo!

¡Hacía mucho que no escribía nada y os tenía abandonados!

Ya sabéis…¡coger una maletilla y pegaros una escapada que viene bien para el cuerpo y la mente!

Os dejo un vídeo que seguro conocéis y que personalmente me da una envidia terrible!

Anuncios

Pide un café y vuélveme loca

cafe

Buenos días bloggeros, esta mañana, mientras tomando mi capuccino,
he recordado la tragicomedia de Sol y la relación amor odio que mantuvo con este brebaje durante un cierto tiempo.

A sus 21 añitos de edad, Sol, ya tenía uno en el país anglosajón (UK), al que decidió irse para aprender el idioma y empezar a conocer mundo. Dice que fué una de las mejores cosas que ha hecho en su vida, con 20 años totalmente independizada, con su trabajo y su vida, y lo mas curioso de todo, dice , SIN ORDENADOR, SIN  INTERNET EN CASA y con un teléfono
el cual le permitía escribir mensajes y llamar, y estaba mas feliz que una perdiz.

Pues bien, su último trabajo, en dicho país fué en la cadena de comida rápida “Pret a Manger”,el cual os sonará bastante a más de uno.

Sol ya había trabajado en restaurantes, discotecas, bares,etc pero en ningún sitio como éste.
Empezó trabajando en la primera planta donde preparaban sándwiches, bocadillos  y ensaladas.

En éste departamento había dos mujeres entrañables:

Rosa: Chica centro africana, alrededor de los 19 años, muy buena e irritable a la vez, embarazada.

Vero: Amiga de Sol, española, manager del sitio, una loca fantástica.

Rosa fue la encargada de formar a Sol en ese arte de preparar sándwiches, y madre mía que paciencia.
Sol aprendía muy rápido y se hacía querer pero también era un poco alocada y tenía la habilidad para en el caso de escaparsele un codazo, darle a Rosa; Si la mayonesa volaba,le caía a Rosa; si soltaba un pisotón, era el pié de Rosa el afortunado… Rosa tenia el cielo ganado.

Al poco tiempo mandaron a sol a la planta de abajo para atender al cliente en caja.
Un trabajo estresante, decía Sol, tenías que saber diferenciar todos los sándwiches, ensaladas, bocadillos, yogures,etc, para después marcarlos, además de pedir a voces los cafés  tan rebuscados que los clientes pedían.

En ese departamento, eran 2 españolas, aparte de Sol:

Irene: bajita, pelo blanco y risa estridente que contagiaba su buen humor.
Diana: Mujer sensual para la cual las prisas y el estrés eran una invención del ser humano.

Es aquí, lectores míos, donde la pesadilla comienza.

Que bonita mañana, la nieve empieza a derretirse a la salida del sol,
todos los compañeros comparten bromas y risas, todo esta calmado,
de hecho a Sol le parece ver una bola del oeste acompañada de ese silbido tan característico.
De repente empieza a entrar gente, una persona detrás de otra, ¿pero esto que es? le pregunta Sol a Irene,  ¡El lunch time chica! responde. ¡Oh Dios mío! ¡la cola da la vuelta al edifico!.
Muy bien ¡allá vamos!.

Al parecer, según cuenta Sol, los clientes te pedían la bebida, tu se
la tenías que repetir para saber si era correcta, acto seguido gritársela (si gritársela) a los encargados de hacer el café (que dolor de ellos) y luego ellos te la gritaban de vuelta para que  quedara claro que estaba en marcha.
No parecía muy difícil, dice, yo pensaba en café con leche, un cortaito, un manchado…

Pues bien aquí os reproduzco las situaciones surrealistas.
-Sol: ¿Hola que quería?
– Cliente: Hola quiero un capuccino medio, con leche de soja y sin chocolate.
– Sol:Emmm ok entonces un capuccino medio, con leche de soja y sin chocolate.
– Cliente: exacto
– Sol a grito puro: ¡¡¡un capuccino medio, con leche de soja y sin chocolate!!!!
– Chico del café: ¡¡¡¡un capuccino medio, con leche de soja y sin chocolate!!!!

Siguiente cliente:

-S: ¿Hola, que quería?
-C: Hola, me gustaría un café largo, descafeinado, con leche semidesnatada y que no este muy caliente por favor
-S: ¡Ole con Ole con ole y olá! esto…un café largo, descafeinado, con leche semidesnatada y que no esté muy caliente
-C: Si, gracias.
-S: Humm Humm (se aclara la garganta) ¡¡¡¡un  café largo, descafeinado, con leche semidesnatada y que no este muy caliente!!!
-CDC: ¡¡¡¡un café largo, descafeinado, con leche semidesnatada y que no este muy caliente!!!

Pero no es solo Sol, hay 5 personas en caja y los cinco piden a la vez estos tipos de “café”, así que imaginaros el griterío que tenia que haber allí y la confusión.

Le informan a Sol (a gritos por su puesto) que uno de los cafés está listo, con tanto nervio que llevaba la pobre mía le tira todo el café encima a la clienta.

-S: Aquí tiene su café…¡¡Oh shit!! ¡¡¡en todas las bolsas de patatas!!!
-C: vaya…que puntería.
-Irene: Chica no paaaasa nada, ¡será por café! dile que espere que se le hace otro.
-C: chica va a tardar mucho, tengo prisa.
-S: No no, perdón de verdad, perdone, siéntese, ¿¿quiere un croissant?? (por ejemplo) (la tía esta, no se puede pedir un café con leche de toda la vida…)
– Diana: Sol no te estreses, tu coge el primer café que sea y se lo das, con todas las “chominadas” que piden no saben ni lo que se están bebiendo.

Sol se da cuenta que todo el cuerpo le tiembla (parecía que bailaba tecno dice) y las manos le sudan tanto, que tiene que coger los cafés con las dos manos, a modo cuenco para no tirarlos.

Y así un cliente detrás de otro…

También había variedades de te, infusiones, en fin, decía Sol que no había escuchado tantas variedades de café en toda su vida.

Al final del día Sol acababa escuchando tipos de cafés por las esquinas.

Día tras día Sol se iba haciendo a esa locura,”la bolsa de Wall street no tiene que ser muy diferente a esto” decía.

Sol se dió cuenta de que aquello era la ley de la Selva y que durante el “lunch time” todos se convertían en fieras salvajes, no hablaban un idioma, rugían, ladraban y alguno que otro ¡rebuznaba! .

En fin, Sol acabó adorando ese sitio y cada día era un reto para ella.

Un día me dijo, ¿Tu te imaginas aquí en el típico bar que está lleno a la hora del desayuno pidiéndole un café de estos al camarero?.

Yo creo que el camarero diría, ¡Pepe, ponme una manita abierta con velocidad de media a floja y calentita que se esta rifando una guantá!

¡Con lo que me gusta a mi un cafelito con leche calentito y en vaso!

¡Buen fin de semana a todos!