¡Que vivan!

DISFRUTAQue vivan los momentos ridículos gracias a los cuales te ríes recordándolos

Que vivan los momentos tristes porque gracias a ellos los buenos son aun mejores

Que vivan los momentos inesperados porque siempre te sorprenden

Que vivan los momentos fraternales porque son los primeros

Que vivan los momentos de soledad porque son necesarios

Que vivan los momentos de amistad porque son irrepetibles

Que vivan los momentos difíciles porque siempre aprendemos de ellos

Que vivan los momentos de pasión porque volvemos a los orígenes

Que vivan todos, buenos, sublimes, deprimentes…

Que vivan las personas de verdad, las que hablan con el corazón, las que ríen contigo y no de ti, las que abrazan, las que sienten, las que lloran…

Que vivan los amigos que te dicen las verdades, que te abrigan, que te escuchan…

Que vivan las familias peculiares, distintas, normales pero unidas

Que vivamos todos por ser como somos y no por lo que quieren que seamos

Que viva la naturalidad y el hablar de lo que quieres sin temor al rechazo

Que viva la variedad

Que viva la libertad

Que vivas tu

Que viva yo

No te quedes con el Nunca

you-only-live-once

Cuántas veces he sentido tener un motor en marcha dentro de mi, un animal apunto de salir corriendo, un volcán en erupción.

Esa sensación de nunca estar saciada, de siempre querer aprender más, conocer más, descubrir más, salir mas, reir mas, mas y mas!!!

Nunca me ha gustado la actitud derrotista, la cobarde, esa gente que dice “me curo en salud”. Prefiero la aventura, el riesgo, la adrenalina, ojo no lo confundáis con locura o ida de olla, se puede disfrutar con límites.

Creo que hay riesgos en esta vida que tenemos que estar dispuestos a correr, a la vez que dolores y miedos que asumir. Sufrir por amor, por la pérdida de un ser querido, miedo a fracasar, miedo a caer…Si realmente piensas en todo lo que nos puede pasar a lo largo de un día, lo más coherente sería no salir de casa, sino quedarse encerrado en una habitación a prueba de bombas nucleares con las esquinas de los muebles cubiertos de espuma (para no herirte), un casco, rodilleras y no sé , igual un chaleco antibalas por lo que pueda pasar.

De esta manera el nivel de seguridad sería el mas alto, compitiendo 50 a 50 con el aburrimiento y la desidia hacia la palabra disfrutar y todo lo que la englobe. No se a vosotros, pero a mi no me convence en absoluto esa idea.

Por esta razón mi filosofía de vida es arrepentirme de lo que hago y no de lo que no hago. Algún personaje, mas bien cerrado de mente, a la vez que está leyendo esto comentará en voz alta y con un” rintintín” un tanto incómodo:

“Ya estamos, otra hippie de la vida, entonces ahora si me apetece ponerme a 200km/h en una recta lo hago sin preocuparme de la multita que viene después”. A ese tipo de personas mi respuesta es….Deja de leer porque no has pillado nada de lo que quiero decir, hacer tu vida no significa ponerla en peligro o la de los demás (de gratis). ¡Para los que entendáis mis palabras os animo a seguir leyendo!.

Alguna vez he sido cobarde y aún escucho esa voz (puñetera) que me dice “y si…”

La moraleja que se puede sacar de mis pensamientos escritos en voz alta sería algo como….

Nunca te quedes sin decir un te quiero

Nunca te quedes sin dar un abrazo

Nunca te quedes sin regalar una sonrisa

Nunca te quedes sin pegar el salto

Nunca te quedes sin cruzar el charco

Nunca te quedes sin ir

Nunca te quedes sin gritar

Nunca te quedes sin bailar

Nunca te quedes sin soñar

Nunca te quedes sin sangrar

Nunca te quedes…..

Porque si pierdes la oportunidad quizás NUNCA la encuentres de nuevo.

Os dejo una canción que llena de energía y buenas vibraciones.

Saludos y hasta la próxima.